El día a día·Tecnología

Cosas que hacíamos cuando no teníamos móvil

Hubo vida antes de existir el móvil. Parece que hace muchísimo tiempo, pero todo depende de cómo se mida ese tiempo y de cuántos años tengamos. Para un chaval de 16 años, no hay vida antes del teléfono móvil, las televisiones inteligentes y los videojuegos; más bien sí: la Prehistoria, mínimo. Teniendo en cuenta que, según algunos estudios, tres de cada cuatro niños de 12 años tienen móvil, la comunicación -ya lo sabemos- ha evolucionado y ha roto moldes respecto a lo que antes conocíamos, con sus luces y sus sombras. Incluso mi abuela, a sus 92 años, asegura que desde que existe Internet la televisión ya no es la misma… Y qué razón tiene.

Sin llegar a tanto, los que ya entramos en otras décadas, y que empezamos a contar batallitas, podemos hacer memoria de algunas cosas que hacíamos de forma natural y que ya parecen relegadas al olvido.

  1. Mandar cartas. Sí, ésta es la primera de todas porque antes no existía Whatsapp ni Telegram ni Google Allo y, claro, el feedback era más lento pero también muy interesante. Escribíamos todas las letras de cada palabra, con sus acentos, a veces con algunas faltas de ortografía y esas cosas (aunque eso no hay que decirlo, creo) y poníamos sellos -a veces hasta los coleccionábamos, qué tiempos aquéllos- para enviar nuestras misivas a veces solamente a cien kilómetros de nuestra residencia. ¡Y esas cartas de amor sin emoticonos!
  2. Ir a una cabina de teléfono. ¿¡Y cuando llegabas y no tenías monedas!? Qué berrinches nos llevábamos. A veces nos tocaba preguntar por la cabina más cercana y coincidir con que, al telefonear, la otra persona estuviera en casa. Luego pasó que algunos ya tenían móvil y costaba un riñón llamarlos. Pero llamábamos.
  3. Leer (libros en papel). Bien, por suerte, ahora hay quien también lo hace. Pero los libros electrónicos y las revistas digitales han proliferado tanto… que a veces parece que ir a la biblioteca es regresar al pasado. El caso es que sigamos leyendo.
  4. Conversar tomando un café. Cuántas veces hemos quedado con alguien y todos, móvil en mano, estaban wasapeando, mirando los resultados de un partido o consultando el Twitter. Y lo de charlar suele quedar en un segundo, tercer o cuarto plano. Ay, cúanto lo echo de menos…
  5. Las enciclopedias. Ahora, el más listo parece ser el que sabe buscar más rápido en Internet, o en la wikipedia, o entre los tuits destacados de un hashtag. Antes nos tocaba estudiar, consultar enciclopedias y memorizar datos. Mira, eso no me atrevo a juzgar si es mejor o peor.
  6. Dejarse el teléfono en casa no era una tragedia. Antes llorábamos y pataleábamos por otras cosas, seguramente, pero no por olvidarnos el móvil. Redescubrir que el mundo no se acaba en estos casos es una sensación de alivio que os invito a probar.

Destaco estas seis, pero hay tantas… Os invito a que añadáis aquellas cosas de las que os acordéis cuando no teníais celular. Porque hubo vida antes del teléfono móvil. Aunque no lo recuerdo muy bien…

 

Foto de cabecera: BBC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s