Comunicación en la Iglesia

Hacer comunidad alrededor de la parroquia

El barrio de “Las Hervencias”, en la capital abulense, acaba de estrenar iglesia parroquial. Ya tenía una pequeñita iglesia provisional que cada domingo se llenaba hasta los topes, muy digna y sencilla, pero lo cierto es que no se cabía. Y eso es buena señal. Gracias a la ayuda de patronos y, sobre todo, de todo el vecindario, este barrio ya tiene su iglesia, con su torre y su porte sobrio pero hermoso, frente al también precioso parque de la zona. El barrio ya es más barrio, sin duda.

En la inauguración de esta nueva iglesia parroquial de San Pedro Bautista pensaba yo en que toda esa gente que había(mos) ido a celebrar este día tan importante para el barrio está haciendo comunidad, pasando de ser “cristianos a granel” a católicos comprometidos con su parroquia.

Durante 16 años de existencia de esta pequeña parroquia de San Pedro Bautista, la comunidad ha ido creciendo de forma paulatina y asombrosamente progresiva. Aquellos que digan que las iglesias están vacías deberían asomarse por este lugar cualquier domingo y comprobar que de eso nada, monada. Pero no todo ha sido un camino de rosas. Detrás de esta iglesia ha habido párrocos muy valiosos que han hecho de ésta un lugar de colaboración y de confianza.

Los primeros años, gracias a Don Ángel, que con su mucho tesón y trabajo supo “barrer para casa” y consiguió habilitar y vestir la pequeña iglesita que antes había. Y llenarla de gente. Su entrega fue crucial. En esos primeros momentos fue clave la conciencia de parroquia de los vecinos, que asistían a los oficios religiosos de San Pedro Bautista, a las más importantes celebraciones, colaboraban en el coro, en el arreglo y mantenimiento del lugar y de su pequeño terrenito. Como pequeñas hormiguitas entregadas a un bien común. La simiente estaba sembrada.

A partir de 2012 llegó Don José Luis, con su cercanía y con su don de gentes dio un paso más a este crecimiento comunitario. El empujón para la construcción de esta iglesia, con el beneplácito siempre de nuestro obispo, Don Jesús, ha hecho que hoy veamos el barrio de otra manera, con la perspectiva orgullosa de quien ve crecer a su rebaño.

En la inauguración de esta nueva iglesia parroquial de San Pedro Bautista pensaba yo en que toda esa gente que había(mos) ido a celebrar este día tan importante para el barrio está haciendo comunidad, pasando de ser “cristianos a granel” a católicos comprometidos con su parroquia. Comunidad eclesial pero, sobre todo, comunidad humana donde la comunicación es fluida y agradable, donde la colaboración sigue siendo fundamental -y siempre faltan manos, siempre- y en la que la Iglesia católica se refuerza. Le guste o no a quien sea.

 

Os dejamos algunos enlaces por si os interesa más información:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s